Ir al contenido principal

Pequeña gran guía de las subtramas

Si ya es complicado escribir una buena trama, piensa que deberás añadir subtramas a tu novela. Si aún así no te has asustado puedes seguir leyendo.

Una subtrama es exactamente lo mismo que la trama principal de la historia, solo que más pequeña. La subtrama realza y refuerza la historia principal.

Una forma fácil para comprender este lío de tramas y subtramas es verlas como si fueran capas. La trama principal sería una capa grande que ocuparía toda la novela (debes empezar y acabar la historia con la trama principal) y las subtramas serían capas menores que se apoyan en la trama principal.

En el artículo La trama de la historia. Origen, obstáculos y estructura, se detalló cómo crear un objetivo y qué conflictos añadir para crear una trama, así como un avance de las subtramas.

Crear subtramas

Las subtramas pueden narrarse desde el punto de vista del personaje principal o desde un personaje secundario.

Imagina una trama principal en la que el protagonista viaja para ir a un concierto y conocer a la cantante de la banda. Si quiere ocultarle a su novia lo que va a hacer, todas esas escenas en las que se inventa excusas para realizar el viaje, formarían una subtrama. La inquietud de la novia ante el viaje del protagonista mostrada cuando habla con una amiga, formaría otra subtrama. Si el protagonista viaja con un amigo y parte del viaje se narra desde el punto de vista del amigo, se crearía otra subtrama.

Puede parecer que la trama del amigo forma parte de la trama principal y no conforma una subtrama propia, pero no es así. Las dos tramas tienen como objetivo acudir al concierto y conocer a la cantante de la banda, pero cada personaje tiene una motivación, un conflicto y una resolución distinta.

La motivación del protagonista podría ser conseguir que la cantante le firme un pañuelo de la banda para regalárselo a su novia. La motivación del amigo podría ser ligarse a la cantante.

Cada punto de vista de un personaje añade una nueva subtrama.

Si, por ejemplo, añadimos el punto de vista de la amiga de la novia, aunque aparezca sólo en un par de capítulos, ya estaremos creando una subtrama. Aunque para ello, debemos crearle un objetivo: intentar que su amiga deje a su novio porque es un inútil.

Si el personaje no tiene un objetivo su punto de vista no es importante y no habría que crearle una subtrama.

Pero cuidado. Sólo porque un personaje tenga un objetivo no significa que debamos darle un punto de vista.

El rol de la amiga puede ser mostrado perfectamente desde los ojos de la novia.

Qué subtramas añadir

Las subtramas sirven para explorar el tema principal de la historia, bien porque lo potencian o bien porque entran en conflicto con él, o para profundizar en los personajes.

En el artículo Utilización de los temas: Envolver, se habló de cómo utilizar la técnica de envolver para desarrollar los temas en nuestras historias.

Imagina que el tema principal de la historia es "vive la vida que realmente deseas". En la trama principal el protagonista, según avanza la historia, va descubriendo que realiza el viaje por sus ganas de aventuras y de hacer algo distinto a las obligaciones del día a día.

Ahora, en las subtramas se puede explorar el tema principal desde diferentes ángulos y con mayor profundidad.

  • De la subtrama del amigo, el protagonista aprende su forma de dejarse llevar y de hacer lo que realmente desea. Mientras el amigo descubre que su forma de vivir la vida es el resultado de eludir responsabilidades y de su incapacidad de comprometerse con nadie ni con nada.
  • De la subtrama del protagonista con su novia se descubre que en realidad no la ama y que sólo está con ella por comodidad; ella le impide realizar más cosas que le gustaría hacer.
  • De la subtrama de la novia con el protagonista se desvela que ella se limita a imitar la vida que la han enseñado que debe tener: encontrar una pareja, casarse, tener hijos.
  • De la subrama de la amiga con la novia se descubre que la amiga es incapaz de llevar una vida propia y, si quiere que su amiga deje a su novio, es por envidia.

Las subtramas deben añadir variedad y cambiar el tono y el ritmo de la historia. Así se evita que la historia sea lineal y se atrae la atención del lector.

Si la trama principal es más seria añade una subtrama cómica. Enfrentar al protagonista con un asunto trivial puede ayudar a caracterizar al protagonista y ver sus diferentes caras.

La subtrama cómica podría recaer perfectamente en la del amigo o podría crearse con algo mucho más mundano.

Imagina que el protagonista, a parte del pañuelo firmado por la cantante, va a regalarle a su novia otra cosa que ha encargado en una tienda y no paran de llamarle para confirmar la forma, el color y los detalles de ese regalo y ninguna de las distintas personas con las que habla por teléfono se enteran de lo que quiere. Se pueden crear conversaciones absurdas pero que, sin embargo, saquen una cara menos conocida del protagonista.

Manejar las subtramas

Una de las maneras que he encontrado para manejar las subtramas ha sido la siguiente: escribir la trama y las subtramas como si fueran pequeñas novelas independientes. Es decir, escribe primero la trama principal y cuando termines déjala a un lado. Escribe la primera subtrama hasta terminarla y después comienza con la segunda subtrama y así con todas las demás.

Esto creará muchos momentos comunes pero obtendrás una historia más sólida.

Una vez terminadas la trama principal y las subtramas divídelas en escenas.

Toma las escenas de la trama principal como base e intercala en ella las escenas de la primera subtrama. Cuando termines de colocar todas sus escenas, coge las escenas de la segunda subtrama e intercálalas en el resultado anterior. Y así con todas las subtramas.

En las escenas comunes elige el mejor punto de vista. Y si se deja algo importante sin incluir, fusiona las escenas en una.

Conclusión

Estos son los beneficios de incluir subtramas en tus historias:

  • Convierten una historia simple en una historia con más dimensión y complejidad.
  • Ayudan a la caracterización de los personajes.
  • Exploran el tema de la historia desde diferentes ángulos.
  • Añaden variedad a la historia.

Imagen | By David [Public domain or Public domain], via Wikimedia Commons

Comentarios

Artículos más vistos

Los verbos abstractos. Desempaquetar

Una de las máximas de la escritura es el famoso mostrar y no contar. Una de las maneras para realizar esto consiste en evitar los verbos abstractos.

Partiendo de un primer borrador ya escrito pasaremos a buscar todos los verbos abstractos que encontremos. Si tienes una copia impresa, marca estos verbos con un bolígrafo rojo; si estás haciendo la revisión en un procesador de textos, marca cada verbo abstracto con el subrayador o cambia la fuente de color para resaltarlo e indicar que debes hacer cambios.

Generador de Argumentos (Plot Generator)

Como el verano ya está aquí y es común que se produzca sequedad cerebral, para que no dejes de escribir por falta de ideas he creado este Plot Generator.

La red está llena de estos Generadores de Argumentos pero la inmensa mayoría están en inglés y los que he encontrado no cubren muchos aspectos para proponer una historia. Así que me puse a ello y he creado el mío propio.