Ir al contenido principal

Crear historias. Árbol de vidas

Hoy voy a explicar una técnica para la planificación de historias que dejé a medias en el artículo «Crear historias. Planificación»: el árbol de vidas.

Decir antes de comenzar que para esta parte de planificación lo único que vamos a hacer es crear un conflicto y llegar a su resolución pasando por los pasos intermedios que se deben dar para llegar al final y, por tanto, no es contenido de este artículo cómo debemos contar la historia ni qué acontecimientos narrar antes que otros. Vamos a crear la acción de manera lineal, en el discurso ya estableceremos el orden.

Recuerda la diferencia entre Historia y Discurso en La narración.

En un artículo anterior hablamos de FreeMind, una herramienta que nos ayudaría a la creación de nuestras historias. Pues este es el momento de darle utilidad, aunque, claro está, podemos no usarlo y tirar de lápiz y papel o escribir en nuestro procesador de textos utilizando sangrías.

Un árbol de vidas comienza con el conflicto principal de nuestra historia: el joven anticuario William Viver ha encontrado un mapa con un tesoro escondido en Perú y quiere encontrarlo.

Partiendo de estas dos premisas debemos ordenar los pasos que se deben dar para conseguirlo así como las opciones que se le presentan. Tomar una decisión u otra puede cambiar totalmente el transcurso de la historia.

Para continuar retomaré el ejemplo del anterior artículo sobre creación: Juan quiere ser rico. Con FreeMind he realizado el siguiente esquema:


Click sobre la imagen para ampliar

Nomenclatura

La nomenclatura que he utilizado ha sido la siguiente:
  • Cada nodo se compone de dos premisas. El estado en el que se encuentra y el que quiere conseguir o la acción que realiza y el resultado. Cada premisa se escribe en una linea diferente.
  • Cada opción o decisión que puede tomar viene marcada con una letra.
  • Los pasos ordenados por los que debe desarrollarse la acción vienen marcados con un número.
  • Dentro de los pasos ordenados se establecen opciones combinando el número de paso con una letra de opción.
  • Las opciones y pasos pueden anidarse indistintamente.
  • Las descisiones que llevan a opciones no tomadas con anterioridad se marcan con una flecha que señala el nodo al que redirige con el fin de no escribir varias veces lo mismo.

Árbol de vidas. Creatividad

Para crear el árbol de vidas debemos centrarnos solo en una acción (en el ejemplo anterior es la trama principal) y poner todas las opciones y resultados que se nos ocurran, es nuestra lluvia de ideas y nada nos debe frenar. Pon una decisión absurda, intenta dejarte llevar por ella y continuarla. Si necesitas algún personaje secundario que sea totalmente necesario para la acción actual no dudes en incluirlo, pero céntrate únicamente en la acción que estás desarrollando no en la del otro personaje.

Se puede observar en el esquema de ejemplo que hay varias opciones por las que Juan puede conseguir su objetivo de hacerse rico, medinate decisiones que nos pueden dar mucho juego (ligarse a una rica, robar bancos) y a través de otras que no nos aportan nada (trabajar).

Como ves es importante dejarnos llevar por la imaginación y establecer todas las opciones y decisiones que se nos ocurran e intentar desarrollarlas por descabelladas que sean porque nos llevaremos muchas sorpresas. Estamos aún en la fase de creación, disfruta de ella creando historias imposibles, tal vez creas que tu historia final no vaya por ese camino pero te ayudará a deshinibirte.

Recuerda, especifica los pasos/decisiones/resultados de forma general, ya llenarás los huecos en el momento de desarrollar la historia, permitiéndote improvisar y disfrutar de la escritura.

Puntos de giro

¿Qué desencadena la trama principal? ¿En qué punto se complica? ¿Cómo se resuelve? El árbol de vidas nos permite observar de forma gráfica qué opciones/decisiones/resultados nos van a facilitar la escritura y no nos van a conducir a un callejón sin salida.

Debes tener claros los puntos de giro que darán sentido a la narración. El primer punto de giro será el momento en el que el personaje tome la decisión de comenzar con la acción que hemos establecido como trama principal. Podemos crearle un pasado a Juan para saber por qué toma esa decisión: trabajaba como administrativo en un bufete de abogados, lo despidieron y como no encuentra trabajo decide ligarse a una rica. Un punto de giro intermedio puede ser cuando decide matar a su ya mujer y hay indicios de asesinato. El punto de giro final sería la sentencia del juicio donde se le absuelve o condena.

Si no puedes establecer puntos de giro es que a la historia aún le falta chicha. ¿Realmente quieres escribir una historia así de simple? Vuelve al arbol de vidas y crea complicaciones o resultados no esperados. Una historia facilona no atrae a su lectura.

Establecer los puntos de giro sobre nuestro árbol de vidas nos ayuda a comprobar la consistencia de nuestra historia. Tal vez el tema o acción que hemos elegido no nos lleve a una historia tan maravillosa como creíamos y aunque hemos creado complicaciones no es tan atractiva como pensamos. Recuerda: estamos en fase de creación. Antes de seguir con una historia que hace aguas por varias partes y no estamos seguros de ella podemos dejarla aparcada y crear una historia nueva. O varias, para poder decidirnos por la que más nos atraiga y volcarnos con ella. No elimines estas tramas que no has elegido, déjalas para que puedas volver a ellas y encarrilarlas mejor en otra ocasión, cuando las hayas olvidado y las veas con un enfoque distinto o ya hayas aprendido la manera de sacarlas adelante satisfactoriamente.

Subtramas

Las subtramas deben tener sus propios árboles de vidas, ya recáigan sobre el protagonista o sobre un personaje secundario. Por ejemplo, podemos elegir la opción que Juan se ligue a una rica como trama principal y como subrama ahondar en la enfermedad de su padre al que debe seguir cuidando; o podemos elegir la opción que Juan se pone a robar bancos con un socio y la subtrama sea el objetivo del socio, que es ganar dinero facil para mantener a su familia a la que abandona para ir a robar. Para cada subtrama, por tanto, debe desarrollarse un árbol de vidas independiente.

Ahora coge cada árbol de vidas (trama, subtramas) y elije el camino por el que llevarás a cada personaje. Ten ciudado con las posibles incompatibilidades, por ejemplo, si en la subtrama Juan se cae al mover a su padre enfermo y se rompe un brazo y cada vez le supone más esfuerzo cuidarlo no hagas que en la trama principal se ligue a la ricachona impresionándola por montar en moto (a menos que ya tengas claro que van a ocurrir en tiempos diferentes).

Cambia la trama principal elegida tanto como te inviten las subtramas y viceversa. Cuanta mayor cohesión exista entre todo más facil te será llevar la historia.

Una vez que tenemos la trama principal y las subtramas elegidas, con el camino que debemos recorrer en cada una ya definido, toca ordenar todo cronológicamente, pero eso lo dejaré para el siguiente artículo de planificación.

Comentarios

Artículos más vistos

Los verbos abstractos. Desempaquetar

Una de las máximas de la escritura es el famoso mostrar y no contar. Una de las maneras para realizar esto consiste en evitar los verbos abstractos.

Partiendo de un primer borrador ya escrito pasaremos a buscar todos los verbos abstractos que encontremos. Si tienes una copia impresa, marca estos verbos con un bolígrafo rojo; si estás haciendo la revisión en un procesador de textos, marca cada verbo abstracto con el subrayador o cambia la fuente de color para resaltarlo e indicar que debes hacer cambios.

Generador de Argumentos (Plot Generator)

Como el verano ya está aquí y es común que se produzca sequedad cerebral, para que no dejes de escribir por falta de ideas he creado este Plot Generator.

La red está llena de estos Generadores de Argumentos pero la inmensa mayoría están en inglés y los que he encontrado no cubren muchos aspectos para proponer una historia. Así que me puse a ello y he creado el mío propio.