Ir al contenido principal

La narración

Comenzamos el primer artículo de teoría narrativa definiendo la narración y empezando a adentrarnos en los procesos que conlleva y diferenciando un par de aspectos.

La narración es el acto de contar de forma coherente una serie de hechos, ya sean imaginarios o reales, que se han producido en un determinado contexto y se conciben según un orden cronológico.

Dentro de la narración caben destacar dos aspectos importantes a diferenciar:
  • Historia. Es lo que se cuenta, la sucesión de acciones que componen los hechos.
  • Discurso. Es la forma en que se cuenta la historia. El manejo del discurso hace que una mala historia llegue a ser aceptable o por el contrario, una buena historia mal contada convierta la narración en basura.
Una narración se corresponde con los factores de la comunicación, y entre esos factores se encuentran el emisor y el receptor, que son los que más peso van a tener a la hora de enfocar nuestra historia (de momento, ya iremos ampliando).

El emisor se correspondería con la figura del narrador y según su intencionalidad contará la historia a su antojo. El receptor sería el narratario, que no siempre tiene por qué ser el lector, si no otro personaje a quien el narrador le cuente la historia.

Nos encontramos, por tanto, que en un proceso narrativo existe un desdoblamiento de la comunicación entre el emisor y el receptor:
  • Comunicación real. La realizan un narrador empírico, el escritor, y un receptor empírico, el lector. Tanto el escritor como el lector son seres reales.
  • Comunicación imaginaria. La realizan el narrador y el narratario, ambos son entes de ficción.
Es de la comunicación imaginaria de la que nos podemos servir para crear un discurso diferente y original para crear historias más redondas. Cuando hablemos del narrador veremos este aspecto mejor.

Comentarios

Artículos más vistos

Los verbos abstractos. Desempaquetar

Una de las máximas de la escritura es el famoso mostrar y no contar. Una de las maneras para realizar esto consiste en evitar los verbos abstractos.

Partiendo de un primer borrador ya escrito pasaremos a buscar todos los verbos abstractos que encontremos. Si tienes una copia impresa, marca estos verbos con un bolígrafo rojo; si estás haciendo la revisión en un procesador de textos, marca cada verbo abstracto con el subrayador o cambia la fuente de color para resaltarlo e indicar que debes hacer cambios.

Generador de Argumentos (Plot Generator)

Como el verano ya está aquí y es común que se produzca sequedad cerebral, para que no dejes de escribir por falta de ideas he creado este Plot Generator.

La red está llena de estos Generadores de Argumentos pero la inmensa mayoría están en inglés y los que he encontrado no cubren muchos aspectos para proponer una historia. Así que me puse a ello y he creado el mío propio.