Ir al contenido principal

Crear historias. Esquema resumen

Este artículo será un resumen de todos los artículos de Planificación de historias que hemos tenido hasta aquí. Después de éste continuaremos con la Escritura de historias, aunque más adelante volveremos para hablar de otras técnicas de creación.

Vuelvo a repetir una vez más que lo que hemos hecho hasta ahora ha sido planificar una historia (realmente varias, con las subtramas), una trama principal con sus objetivos, sus pasos hasta llegar a ellos, las complicaciones y la evolución de los personajes a lo largo de la acción. Pero en ningún momento hemos visto cómo teníamos que contar esta historia. A partir de este artículo comenzaré con todos esos aspectos, aunque hay que saber que no vamos a empezar a escribir ya. La parte de escritura también necesita su planificación, así que dedicaremos los próximos artículos a hacer un poco de análisis.

Lo que hemos hecho

Este resumen de Planificación de historias se basa en las historias que creamos y planificamos al principio, sabiendo en todo momento hacia donde vamos a ir y con qué personajes vamos a actuar. Es cierto que durante el proceso de escritura cambiaremos algunas cosas por el camino, pero ello no debe significar cambiar la historia completamente.

Existen otras técnicas de escritura que consisten en escribir algo y de ahí crear toda la trama según se va escribiendo, por ejemplo, pero ahondaremos en ellas más adelante.

Lo primero que vimos fue la planificación de la historia, partir de una premisa y desgranar todos los pasos que se podían dar y todas las opciones por las que podríamos llevar la acción y para ello utilizamos los Árboles de vidas. Aquí debíamos ser lo más imaginativos que pudiéramos para crear situaciones casi imposibles o surrealistas. También en este punto deberíamos elegir uno de los caminos del Árbol de vida y tener claros ya los puntos de giro de la trama principal así como tener el camino a seguir con los árboles de vidas de los personajes secundarios que estimamos.

Después vimos cómo cohesionar la trama con las subtramas para evitar inconsistencias y que todas las acciones estuvieran bien ubicadas en el tiempo que les correspondía. Por último vimos los personajes; les hicimos una ficha policial para conocerlos mejor y saber manejarlos bien cuando escribamos con ellos y les establecimos una evolución personal que los enriquecería/degradaría durante la historia. Existen más elementos que deberíamos crear ya, como algunos lugares donde transcurrirá la acción, pero como su impacto es menor lo dejaremos a un lado de momento.

Test de control

Al fin, para continuar, debemos hacer un último test para comprobar que nuestra historia puede resultar atrayente al lector. En este punto debemos fijarnos en los puntos de giro, esos puntos de inflexión en los que la historia da un vuelco y todo cambia. Sería bueno tener al menos 3 de estos puntos: el punto en el que se desencadena la acción principal (punto entre Presentación-Nudo ), un punto en mitad del Nudo para no hacer monótono todo el desarrollo de la historia, y el punto en el que se desencadenan las acciones finales que concluyen la historia (punto entre Nudo-Desenlace). Si tenemos más de estos 3 puntos más intrigante haremos la historia.

Entre punto de giro y punto de giro debemos saber establecer los siguientes aspectos:
  • Objetivo. ¿Qué se busca en esta parte? ¿A qué se debe llegar o qué se quiere conseguir? Si no tenemos un objetivo claro, es que estamos estableciendo un punto de giro donde no lo hay. Toca revisar.
  • Obstáculos. ¿Qué impide al personaje llegar hasta su objetivo? ¿Qué pasos debe seguir para alcanzarlo? Si el objetivo se alcanza dando un paseo y llegando fácilmente a él es que hemos establecido un objetivo inexistente y no hay ningún punto de giro. Nueva revisión.
  • Aliados. ¿Cuenta el personaje con la ayuda de otros personajes para superar los obstáculos? El personaje principal puede tener aliados o no, puede encontrarse ante un reto personal que no necesite a nadie más. Pero ojo, si en cada punto de giro que hemos establecido no aparece nunca un personaje secundario como aliado y hemos creado ya algunos personajes secundarios en la ficha policial, seguramente esos personajes no sean necesarios en la historia; he dicho probablemente.
  • Enemigo. ¿Quién es el antagonista en esta parte? ¿Quién pone los obstáculos para que el personaje no llegue al objetivo con facilidad? No siempre es necesario tener un enemigo en cada parte. Otras veces el enemigo no será un personaje, sino un elemento externo como puede ser la falta de tiempo, encontrarse nuestro objetivo en un lugar alejado, la imposibilidad de viajar hacia el objetivo por problemas meteorológicos...
Si tenemos todo esto ya definido y claro podremos pasar a los siguientes artículos que tratarán sobre cómo debemos contar la historia. Como dije más arriba, no nos pondremos a escribir ya, sino que tenemos que analizar otros aspectos y crear otros elementos para darle forma definitiva a la historia así como seleccionar el tipo de narración que debemos darle.

Comentarios

Artículos más vistos

Los verbos abstractos. Desempaquetar

Una de las máximas de la escritura es el famoso mostrar y no contar. Una de las maneras para realizar esto consiste en evitar los verbos abstractos.

Partiendo de un primer borrador ya escrito pasaremos a buscar todos los verbos abstractos que encontremos. Si tienes una copia impresa, marca estos verbos con un bolígrafo rojo; si estás haciendo la revisión en un procesador de textos, marca cada verbo abstracto con el subrayador o cambia la fuente de color para resaltarlo e indicar que debes hacer cambios.

Generador de Argumentos (Plot Generator)

Como el verano ya está aquí y es común que se produzca sequedad cerebral, para que no dejes de escribir por falta de ideas he creado este Plot Generator.

La red está llena de estos Generadores de Argumentos pero la inmensa mayoría están en inglés y los que he encontrado no cubren muchos aspectos para proponer una historia. Así que me puse a ello y he creado el mío propio.