Ir al contenido principal

Los personajes

Hoy toca hablar de uno de los elementos más importantes de la narración: los personajes. Para hablar de ellos sería necesario clasificarlos de distintas maneras, vamos a verlas.

Según su función y peso dentro de la historia podemos distinguir los siguientes tipos de personajes:
  • Personajes principales. Son los que llevan el peso de la acción. Dentro de estos están:
    • Protagonista. Desempeña la función fundamental y determina la función del resto de personajes dentro del relato. Los protagonistas pueden ser de dos tipos:
      • Individual. Un personaje.
      • Colectivo. Grupo de personajes que se mueven como si fueran uno, bien por intereses comunes o bien por una misma actitud.
    • Antagonista. Es el personaje que se opone o está en conflicto con el protagonista.
  • Personajes secundarios. Son menos significativos que los principales pero pueden llegar a tomar gran relevancia en la historia.
  • Personajes fugaces. Aparecen con una función no fundamental y luego desaparecen.
Otra clasificación que podemos hacer de los personajes se basa en su caracterización. Así pues existen:
  • Personajes planos. Aparecen caracterizados a grandes rasgos, se adaptan a lo que se espera de ellos y no evolucionan; suelen ser personajes tópicos.
  • Personajes redondos. Su mundo interno es muy complejo y contradictorio. Evolucionan a lo largo del relato.

Técnicas de caracterización

Ahondando en esto podemos crear personajes mediante los siguientes métodos de caracterización:
  • Caracterización directa. Decimos explícitamente las características del personaje.
  • Caracterización indirecta. Se deducen sus rasgos a partir de acciones, pensamientos y relaciones con otros personajes.
Las técnicas que podemos aplicar para la caracterización son:
  • Descripción. Es una caracterización directa y por tanto se enumeran las características del personaje explícitamente.
  • Diálogo. Mediante la conversación con otros personajes se va mostrando la opinión del personaje sobre los temas tratados, bien dado su opinión, haciéndolo reaccionar a las opiniones del interlocutor, eligiendo un lenguaje que se adecúe a su caracter, su educación, su nivel social...
  • Monólogo interior. Podemos desdoblar esta técnica en dos:
    • Flujo/corriente de conciencia. Representa los pensamientos más cercanos al subconsciente sin ser organizados, mezclando recuerdos y asociaciones cortadas.
    • Soliloquio. Muestra los pensamientos y reflexiones de manera organizada.
Pero aún hay más. Otra forma de caracterizar a los personajes es mediante atributos propios:
  • Nombre. El nombre escogido para los personajes es el principal atributo caracterizador, es el que lo identifica y le confiere unas señas de identidad.
  • Objeto. Un complemento del personaje puede caracterizarlo. Según su función existen dos tipos:
    • Indicial. Sirve para distinguirlo de otros. Muy común para caracterizar a los personajes fugaces a los que no se les quiere dar un nombre; un ejemplo: la chica del vestido azul.
    • Simbólico. Representa alguna característica esencial del personaje; por ejemplo, un monóculo caracterizaría a un aristócrata.

Comentarios

Artículos más vistos

Los verbos abstractos. Desempaquetar

Una de las máximas de la escritura es el famoso mostrar y no contar. Una de las maneras para realizar esto consiste en evitar los verbos abstractos.

Partiendo de un primer borrador ya escrito pasaremos a buscar todos los verbos abstractos que encontremos. Si tienes una copia impresa, marca estos verbos con un bolígrafo rojo; si estás haciendo la revisión en un procesador de textos, marca cada verbo abstracto con el subrayador o cambia la fuente de color para resaltarlo e indicar que debes hacer cambios.

Generador de Argumentos (Plot Generator)

Como el verano ya está aquí y es común que se produzca sequedad cerebral, para que no dejes de escribir por falta de ideas he creado este Plot Generator.

La red está llena de estos Generadores de Argumentos pero la inmensa mayoría están en inglés y los que he encontrado no cubren muchos aspectos para proponer una historia. Así que me puse a ello y he creado el mío propio.