Ir al contenido principal

Anfibología: ¿eso es el estudio de las ranas?

No, nada que ver con las ranas, le faltaría la 'o' para llegar a ser anfibio. Pero mirándolo de otro modo... se podría decir que la anfibología provoca que una frase salga rana.

Comienzo hoy un apartado dedicado al uso del lenguaje, herramienta básica para una narración.

La anfibología es un doble sentido de una frase que provoca más de una interpretación.

Cogeré como ejemplo una frase del artículo anterior, que hablaba de La caja misteriosa, y que no corregí para poder utilizarla ahora:
Presenta una caja de cartón cerrada que no ha abierto nunca con un signo de interrogación.
El problema de esta frase es "con un signo de interrogación". Parece que ha intentado abrir esa caja de cartón utilizando como herramienta un signo de interrogación, cuando lo que yo quería expresar es que ese signo de interrogación estaba pintado en la caja.

Si recolocamos ese sintagma en la frase podría quedar algo así:
Presenta una caja de cartón cerrada con un signo de interrogación que no ha abierto nunca.
¡Huy! Aquí sí que la hemos liado: ¿La caja está cerrada utilizando un signo de interrogación como broche? ¿Qué no ha abierto nunca: la caja o el signo de interrogación?

Está claro que algo nos está fallando. La frase sigue teniendo varias interpretaciones y está bien escrita, no necesitaría comas ni paréntesis, aunque el uso de ellos siempre nos facilitará llevar la interpretación de la frase por donde queramos.

¿Cómo podemos corregirla? Reformulando la frase:
Presenta una caja de cartón cerrada, con un signo de interrogación dibujado, que no ha abierto nunca.
He puesto dos comas, antes y después de "con un signo de interrogación", a fin de destacar que es una aclaración, un comentario que ahonda y caracteriza a la caja; además he añadido "dibujado" para que no quede ninguna duda de lo que quiero expresar. He elegido esta forma de reescribirla pero, por supuesto, hay muchas formas de cambiar la frase.

¿Quién provoca la anfibosis?

Está claro que este tipo de frases con dobles sentidos debemos evitarlas para ser concisos en nuestras narraciones, para ello debemos alertarnos cuando escribamos:
  • Complementos. Es el caso del ejemplo anterior. Galletas para perros de chocolate (Galletas de chocolate para perros).
  • Oraciones reflexivas. Se bajó del caballo sin que se diera cuenta (Se bajó del caballo sin que el animal se diera cuenta)
  • Adverbios. Pedro me repetía que él no tomaba alcohol continuamente (Pedro me repetía continuamente que él no tomaba alcohol).
  • Posesivos. Laura fue a la tienda de Juan en su bicicleta (Laura fue en su bicicleta a la tienda de Juan).
Y me dejaré por el camino más causantes en los que ahora no caigo.

Uso consciente

La anfibología no es un defecto del lenguaje, podemos hacer uso de ella de forma plenamente consciente para jugar con el receptor.

Uno de los usos más frecuentes de la anfibología se encuentra en los chistes:
- Doctor me duele aquí.
- Pues póngase allí.
Vaaale, el chiste es muy malo, pero no me venía otro a la cabeza.

Otro uso común se encuentra en la publicidad. Por ejemplo, el lema de un anuncio de champú era:
Para la caspa.
"Para" ¿con qué siginificado? ¿Preposición: destinado al tratamiento de la caspa? ¿Verbo: detiene la caspa? Cualquiera de los dos significados sería bueno y por tanto es una anfibosis positiva.

Un ejemplo de anfibología mal aplicada sería el slogan de Renfe, empresa de ferrocarriles española:
Puntualmente. Renfe
Este es un caso de anfibología negativa: ¿El "Puntualmente" a qué se refiere? ¿Es una empresa seria y los trenes salen y llegan puntualmente? ¿O es todo lo contrario: la empresa no presta bien sus servicios y solo debes utilizarlos puntualmente?

Y hasta aquí llega el primer artículo de una serie sobre el uso del lenguaje. No me pararé a repasar las reglas de cuándo se escribe 'b' o 'v' ni cuando se acentúan las palabras, solo destacaré aquellos temas que causen más problemas a la hora de escribir.

Algunos ejemplos están sacados de la Wikipedia.

Técnicas que te pueden interesar

Comentarios

Artículos más vistos

Los verbos abstractos. Desempaquetar

Una de las máximas de la escritura es el famoso mostrar y no contar. Una de las maneras para realizar esto consiste en evitar los verbos abstractos.

Partiendo de un primer borrador ya escrito pasaremos a buscar todos los verbos abstractos que encontremos. Si tienes una copia impresa, marca estos verbos con un bolígrafo rojo; si estás haciendo la revisión en un procesador de textos, marca cada verbo abstracto con el subrayador o cambia la fuente de color para resaltarlo e indicar que debes hacer cambios.

Generador de Argumentos (Plot Generator)

Como el verano ya está aquí y es común que se produzca sequedad cerebral, para que no dejes de escribir por falta de ideas he creado este Plot Generator.

La red está llena de estos Generadores de Argumentos pero la inmensa mayoría están en inglés y los que he encontrado no cubren muchos aspectos para proponer una historia. Así que me puse a ello y he creado el mío propio.